miércoles, 7 de marzo de 2012

Lucía era una de esas personas que el tiempo y los palos la habían vaciado por dentro, o eso pensaba ella. Sentía que era incapaz de darse a los demás, que ese miedo que inundaba su cuerpo, le hacía sentirse más pequeña e insegura. A sus 30 años, se dio cuenta que llevaba más decepciones que alegría encima. Cada vez que le gustaba alguien, en vez de acercarle, le alejaba; y no porque fuera antipática o seria, si no que sus propios fantasmas en la cabeza, la hacían distanciarse. Pretendía ser abierta y hablarles de sí misma, pero su reacción era la contraria, más se asustaba y le daba mil vueltas a la cabeza.

Él había entrado hacía poco en su vida y casi ni se conocían, pero le gustaba. Quería conocerle y saber muchas más cosas de ese joven divertido que la hacía reír. Pero cada vez que le hablaba se bloqueaba y no sabía ni de que hablarle. Algo dentro de si le decía que era él la persona a la que esperaba y que su miedo iba a hacerle alejarse mucho más si no hacía algo para vencerlo.

¿Cómo se acerca Lucía a ese chico? ¿Qué se puede hacer para dejar ese miedo atrás? ¿Qué hago yo para conocerte y que me conozcas?

3 comentarios:

  1. Me he sentido algo identificada con esta entrada. Supongo que Lucía tiene que dejar sus miedos a un lado porque son más las cosas que puede ganar que las que puede perder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucía tiene más miedo a abrirse que a no ser correspondida. Que vida más curiosa, ¿verdad?

      Eliminar
  2. también me sentí identificada con esta entrada. Creo que cuesta mucho dejarse ver tal cual sos por los demás, porque da miedo a ser lastimado. Pero no es solo eso, es a que te conoscan ocn tus defectos. Nose, es depende de cada uno también... Saludos!

    Gala Miranda

    ResponderEliminar